Inicio / Personajes históricos /

Félix de Azara (1746-1821)

Félix de Azara (1746-1821)

julio 30, 2017 @ 8:58 am
by HISPANIARUM REGNUM

No está de más traer de cuando en cuando al recuerdo a esa minoría de ilustrados españoles que en un clima nacional no muy propicio fueron punta de lanza en el avance de las ideas y de las ciencias.

Féix de Azara, pese a su brillante carrera como ingeniero militar no parecía en principio destinado a que su nombre se conservara hasta la actualidad, pero con motivo de los tratados de San Ildefonso (1777) y El Pardo (1778), por los que España cedía territorios a Portugal en Brasil a cambio del control español de Colonia do Sacramento actualmente en Uruguay, fue uno de los ingenieros comisionado por la Corona para trazar los nuevos límites entre Portugal y España. Así que en 1781 llegó a América.

La contraparte portuguesa no estaba por la labor y practicó una táctica dilatoria, por lo que Azara se quedó realmente sin trabajo, y hete aquí que en vez de dedicar la espera a una vida ociosa, de forma totalmente autodidacta empezó una campaña de observación de la geografía, naturaleza y etnografía del territorio del Paraguay y el Río de la Plata que solo finalizaría cuando en 1801 vuelva a España. En varias obras acumularía toda una información que tendría significativa influencia en el mundo científico: resulta que después de Humboldt, Félix de Azara fue el autor más citado por Darwin en sus obras (Humboldt realizaría su famosa expedición americana entre 1799 y 1804, Darwin su viaje en el Beagle entre 1831 y 1836) aunque no haga un reconocimiento expreso en su famoso “El origen de las especies” de su influencia.

A diferencia de grandes expediciones como el “Viaje científico y político alrededor del mundo” (1789-1794). capitaneada por Alejandro Malaspina, o la “Real expedición botánica del reino de Nueva Granada” (1783-1816) de Celestino Mutis, Azara no contó con ningún soporte oficial para sus trabajos. Simplemente su aislamiento en medio de aquellas espléndidas llanuras rioplatenses, de horizontes infinitos y naturaleza prístina, debió de conmover a aquel espíritu ilustrado para dedicarse a algo para lo que, sin saberlo y sin pensarlo, en el fondo estaba íntimamente preparado.   

Lamentablemente no se recuerda demasiado a Félix de Azara hoy en día, pero es fantástico que la Fundación AZARA de Historia Natural de Argentina, escogiera el nombre de este pionero naturalista, el primero que estudió aquellas tierras, para titularse a si misma: http://fundacionazara.org.ar/, o que haya unos premios sobre medioambiente de la Diputación de Huesca que llevan su nombre: http://www.dphuesca.es/galardon-y-premios.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>