Inicio / Legado histórico /

La epopeya atlántica. “El Glorioso”.

La epopeya atlántica. “El Glorioso”.

marzo 20, 2016 @ 3:12 pm
by HISPANIARUM REGNUM

En este mismo blog hablábamos hace algún tiempo del tesoro recuperado de la fragata “Nuestra Señora de las Mercedes” y lo insertábamos dentro de aquella epopeya de tres siglos de lucha atlántica por el mantenimiento del nexo de España con sus territorios americanos frente a los ataques principalmente de Gran Bretaña y que tuvo su final trágico e inevitable en Trafalgar.

Hace unos meses se ha publicado el muy recomendable libro “El Glorioso”, de Agustín Pacheco Hernández (Galland Books, 2015) sobre el navío de guerra del mismo nombre, y cuyo recorrido sobre su proyecto, construcción y operación, revela de forma ejemplar el esfuerzo supremo de la monarquía borbónica por mantener el monopolio de los territorios americanos ante las amenazas en el mundo del siglo XVIII.

“El Glorioso”, construido en 1741 en los astilleros La Habana, aprovechando las maderas de calidad caribeñas, pero con herrajes y otros materiales suministrados desde España, ejemplifica por ello también la complementariedad que se buscaba en el tráfico comercial en el XVIII, y más profundamente, es también ejemplo de aquella política de la época que ha sido denominada como de reconquista de América, o del intento de un mayor aprovechamiento de las riquezas coloniales americanas y de su monopolio a beneficio de la metrópoli. Algo nunca logrado a la manera que británicos y otras potencias occidentales sí alcanzarían en sus territorios de ultramar.

En 1747 realizaría “El Glorioso” su memorable viaje desde Veracruz hasta Galicia cargado de las riquezas americanas de la explotación colonial: 4 millones de pesos en plata, 4.400 onzas de oro, cochinilla, vainilla, cacao, azúcar, bálsamo y cueros. Pero sus esforzados y victoriosos combates hasta su captura final una vez conseguida entregar su preciosa carga, pueden también verse como una lucha desesperada sin verdadero futuro que se vendría abajo al comienzo del siglo XIX con Trafalgar y las revoluciones atlánticas – en la denominación de Carlos Seco – a un lado y otro del mar que ventilarían el Antiguo Régimen hispánico.

Con todo, sin ese esfuerzo titánico del siglo XVIII por mantener la unión entre España y América a salvo de influencias británicas, en conjunto admirable y hasta cierto punto exitoso, es posible que la comunidad hispanoamericana actual fuera hoy menos hispana y los vínculos socioculturales que nos unen más tenues.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>