Inicio / Legado histórico /

PER ME REGES REGNANT. La Capilla Real de la catedral de Sevilla.

PER ME REGES REGNANT. La Capilla Real de la catedral de Sevilla.

junio 5, 2019 @ 5:55 pm
by HISPANIARUM REGNUM

La Capilla Real de la catedral de Sevilla fue fundada por Fernando III el Santo, siendo enterrado allí en 1252, y desde entonces mantuvo una singular vinculación con los reyes de Castilla y luego de España. La primitiva capilla dio paso a la que actualmene podemos contemplar, finalizada en 1576, pero con reformas posteriores, principalmente en el siglo XVIII.

Desde siempre fue de patronato real, fuera de la jurisdicción del arzobispo, hasta el punto de que el “rey nuestro señor es el único patrón, legislador y dueño de esta real capilla” como decían los capellanes en una rogativa en 1771. (1)

La virgen de los Reyes preside la capilla. Es la virgen de Fernando III el Santo, cuya imagen le fue regalada por su primo el rey de Francia.

Con el tiempo en la Capilla Real no solo se veneraba a la Virgen de los Reyes, y a San Fernando (una vez canonizado Fernando III en 1671), sino que se dedicaba al culto a la familia real, con rogativas por su salud, acierto en el gobierno, éxito en la guerra, etc. Los sucesivos reyes, alimentaron constantemente esta vinculación, llegando a uno de sus extremos con Carlos IV y su mujer María Luisa de Parma, grandes devotos de San Fernando (1).

En el dosel de la imagen se puede leer en una filacteria con enormes letras de plata la siguiente proclamación: “Per me reges regnant”: Por mi reinan los reyes. Se trata de una frase traída del libro bíblico de los Proverbios (capítulo 8, versículos 15-16).

Per me reges regnant et legum conditores justa decernunt

Per me principes imperant, et potentes decernunt justitiam

Que viene a decir:

Por mi reinan los reyes y los jefes decretan leyes justas

Por mi mandan los príncipes y los grandes hacen justicia.

Bossuet (1627-1704), el gran teórico del absolutismo usará este “per me reges regnant” para decir que la elección de quién es rey viene de la providencia divina. De este modo todo el poder viene de Dios y en particular el del rey que lo es Dei gratia, y no reconociéndose poder superior, ninguno puede ponerles leyes ni limitar su autoridad.

Y es que el lugar que mejor representa la conjunción entre el altar y el trono, puntal del Antiguo Régimen, y de la justificación del absolutismo real, puede ser esta prodigiosa Capilla Real.

(1) Per me reges regant. Carlos IV y María Luisa de Parma en la Capilla Real de Sevilla. Patronato regio, academia y neoclasicismo. Álvaro Recio Mir. Revista Reales Sitios: Revista del Patrimonio Nacional. Nº 165, 2005.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>