Inicio / Arte /

Santuario de la Virgen de la Fuencisla (Segovia)

Santuario de la Virgen de la Fuencisla (Segovia)

octubre 29, 2017 @ 6:16 pm
by HISPANIARUM REGNUM

Se encuentra en un lugar inverosímil. Bajo un roquedo (Peñas Grajeras) que se diría a punto de desplomarse encima, de hecho con desprendimientos acontecidos en varias ocasiones, o de ser asaltado por un río Eresma que avanzara en sucesivas crecidas. Pero la obra humana lo protege, primero a mediados del siglo XIX cortando el meandro del río y cerrando su avance mediante un muro, y más recientemente, cosiendo y gunitando la roca. Y aun así, comprimido el Santuario entre el río y el roquedo, queda espacio para que una plantación de frondosos álamos y arces den una fresca bienvenida al visitante.

El Santuario, construido entre 1598 y 1613 es de una sencillez impactante, claramente en sus formas exteriores, pero también en su interior: silencioso y de una oscuridad tenue, salvo cuando algún rayo de sol se cuela e ilumina los dorados de reja o retablo; concentrado el edificio en torno a la imagen de la virgen de La Fuencisla.

En la alta reja que separa el altar de los fieles se lee claramente en grandes letras, como si fuera el mensaje imperecedero del lugar y suplantara cualquier otro: “Dorose esta reja a expensas del gremio de cardar y apartar. Año de 1764”.

Tomás Baeza, en su obra “Historia de la Virgen de la Fuencisla y su Santuario” (1864), apenas se extiende sobre esta reja, de la que dice que fue construida entre 1755 y 1758, y más tarde dorada a expensas del citado gremio, cuya devoción y vanidad, que debían ir parejas, se plasman en tal inscripción que los ojos inevitablemente miran y leen.

No debía irle mal a ese gremio ligado al próspero negocio de la lana segoviana: limpiar y separar las fibras (cardar), separar las clases de lana (apartar). Mediados del XVIII fue una de las épocas más prósperas de esta actividad, en realidad la última. Se llegaban a esquilar 700.000 cabezas de ganado lanar trashumante en Segovia, en los 36 establecimientos de esquileo, también denominados ranchos (1). Pero en el XIX, a partir de 1820, la economía lanera se hundió, desplazadas las lanas castellanas de los mercados por otras (1), mientras que por su parte la revolución liberal liquidaría la organización gremial en aras de la libertad económica.

Pero ahí queda su testimonio indeleble. En la reja del Santuario de la Fuencisla.

(1) Tomás Arribas, Julio (coord). Historia de Segovia. Caja de Ahorros de Segovia. 1987.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>